jueves, 12 de febrero de 2009

Conclusiones

No cuidar nuestros dientes puede también ocasionar caries, que es una enfermedad infecciosa que puede causar inflamación, dolor y hasta destruir los tejidos duros de los dientes y cuando no es tratada a tiempo hay que extraer la pieza afectada, con todas las molestias que eso conlleva.


Uno de los factores que provocan las caries es el exceso de dulces, por eso hay que cuidar la cantidad de caramelos que ingerimos y cepillarnos los dientes cuando lo hagamos, para eliminar los residuos que dejan.


Asimismo, la falta de higiene puede causar placa, que es una cantidad de masa invisible de gérmenes que se acumulan en nuestros dientes, debido, entre otras razones, a un cepillado incorrecto.


Esa situación puede afectar la salud e impedirnos comer bien, hablar y realizar adecuadamente nuestras funciones diarias.


Papá y mamá juegan un papel fundamental en la salud bucal de ustedes, niños y niñas, ya que deben asegurarse de que estén realizando adecuadamente su rutina de cepillado, que debe hacerse por lo menos tres veces al día; además, es importante usar hilo dental, que nos ayuda a limpiar a profundidad las áreas donde el cepillado no llega, al igual que un enjuague bucal.


Para mantener nuestros dientes y encías saludables hay que visitar al odontólogo cada seis meses para que realice una limpieza profunda y prevenir caries.


Aunque a veces tenemos miedo de asistir a los dentistas, debemos estar conscientes de que ellos nos enseñan y ayudan a cuidarnos no sólo los dientes, sino también las encías, la lengua y las paredes laterales de nuestra boca.


Este profesional también es el que se encarga de aplicar los variados correctivos que requieren las piezas dentales, como empastes, tratamientos de canal y prótesis; además, corrige las malformaciones en nuestra dentadura para que podamos reír con libertad y lucir esa sonrisa radiante que deberá ser nuestra compañera durante toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada